El mandala

 

El mandala "Khil-Khor" es un arte budista Tibetano, que se origino en la india y se extendió por oriente. Su significado es Círculo sagrado o algo que esta completo. La tradición implica la creación y la destrucción de los mandalas. Una vez completado es destruido para simbolizar la creencia en la doctrina budista de la naturaleza transitoria de la vida material.

También representan la totalidad de la mente abarcando tanto el consciente como el inconsciente. Según la psicología, el mandala representa al ser humano. Son definidos como un diagrama cosmológico que se puede usar para la meditación.
El trabajo de meditación con mandalas consiste en su observación, que puede llevarte a un estado de relajación y un cambio de ánimo en tus sentidos. Este proceso de observación puede durar entre tres y cinco minutos.

En general, los mandalas tienen significados externos, internos y secretos. En el aspecto exterior representan el mundo en su forma divina, en el interior, un mapa mediante el cual la mente ordinaria puede transformarse en la experiencia de la iluminación y en el aspecto secreto muestran el perfecto balance primordial de las energías sutiles del cuerpo y la dimensión de la luz de la mente. Se dice que la creación de un mandala de arena purifica en estos tres niveles.

Originalmente los mandalas se creaban con polvo de color hecho con piedras preciosas, ahora la arena y la tierra utilizada es teñida para lograr el mismo efecto. El proyecto se basa en formas geométricas, diseños equilibrados y una estética elegante. Las formas básicas mas utilizadas son: los círculos, triángulos, cuadrados y rectángulos.
Pueden ser creados en forma bidimensional o tridimensional.

Al observar un mandala detenidamente podemos ver que es como un palacio visto desde arriba, en el que hay torres, cada una con su entrada hacia cuatro direcciones, que a su vez están representados por diferentes colores: amarillo representa el norte, verde el sur, azul el oeste y rojo el este.

La figura central simboliza al buda o al espíritu en el cual se basa la construcción del mandala.
Para dibujar con la arena se emplea un cono de cobre llamado chang-bu, el cual tiene unas ranuras en uno d sus labor y con una varita delgada se frota suavemente de forma que la arena sale finamente por el pequeño orificio al final de cono gracias a la vibración, esto permite crear dibujos extraordinariamente pequeños y precisos.
Después de terminar la construcción se lleva a cabo una santificación del mandala en el que se invoca al determinado buda para que permanezca en esta residencia. Al final de dicha ceremonia los monjes proceden a su destrucción, recogiendo la arena y con esto se cumplen dos propósitos fundamentales: demostrar la impermanencia de los fenómenos ( tarde o temprano todo se termina y no podemos pegarnos a lo efímero, pues solo nos traerá sufrimientos) y el segundo propósito tiene que ver con el ideal de querer beneficiar a los demás con nuestros actos , por esa razón se raparte la arena entre quienes presencian la ceremonia de clausura , mientras que otra parte se deposita en un río.
 
Aquí el proceso al completo:
 
Todo comienza en el vació.......

 

 
 
 
 
 
 
 
 
Y una vez terminado....
 
 
Mandalas
 
Preciosos....!!!!!


 

Volver     Home